noviembre 21, 2017

Derecho de seguros

Un abogado de seguros reconoce que el mercado del riesgo es uno de los grandes desconocidos económica y jurídicamente hablando en España. Sin embargo es un imprescindible instrumento financiero. Permite a particulares y empresas trasladar el riesgo de su actividad cotidiana y protegerse ante eventuales contingencias.

¿A qué me dedico como abogado de seguros?

Tengo amplios conocimientos del sector asegurador en los ramos de vida, salud y accidentes de tráfico. Esta especialización dentro de los seguros me permite conocer distintos aspectos de los seguros de gran importancia. Pero, ¿qué hace un abogado de seguros? Los abogados de seguros ofrecen una amplia gama de servicios legales para particulares y empresas. Asesoran, reclaman y defienden los intereses de sus clientes, sin distinción entre persona física o jurídica, en el mercado del riesgo.

  • Derecho del contrato de seguro.
  • Reclamación extrajudicial y judicial contra otras entidades aseguradoras.
  • Asesoramiento legal para particulares y empresas en relación a las pólizas de seguro.
  • Recomendaciones legales en mediación de seguros.
  • Asesoramiento en materia regulatoria del sector asegurador.

¿Para qué más necesito un abogado de seguros?

Los abogados de seguros buscan ofrecer servicios jurídicos a todos los intervinientes en el sector asegurador -tomadores de seguro, asegurado, beneficiarios, compañías de seguros o mediadores de la actividad aseguradora- en las contingencias que pudiera surgirles o en el desarrollo de su actividad.

Gracias el avance tecnológico, la inmensa mayoría de los servicios de Miguel Rivas se circunscriben a toda la Unión Europea. Desde el asesoramiento telefónico o audiovisual, al desarrollo de informes y estudios sobre determinados asuntos desde cualquier punto. Con ello, pasando por supuesto la plena disponibilidad de movimiento por todo el territorio nacional e internacional.

¿Quieres más información? Hablemos

Los campos marcados con * son obligatorios

Lo necesitaré solo para dirigirme a ti.
La dirección mail a la que contestar.
No es obligatorio, aunque te aconsejo que me lo facilites si quieres contacto telefónico.