Saltar al contenido
Home » Blog » Abogacia » Qué es un procurador judicial y qué hace

Qué es un procurador judicial y qué hace

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Debes saber, en primer lugar, que preguntarse qué es un procurador judicial es casi como preguntarse qué es un testigo presencial o un periodo de tiempo: una redundancia. Pero que no te engañen. Aunque el 99% de los lectores se estarán preguntando qué es un procurador de los tribunales de justicia, también habrá lectores que quieran saber qué es un procurador de las Cortes. Hoy hablaré de aquellos, los superhéroes.

Al final de esta publicación te facilitaré un enlace que seguro te será de «utilidad«.

El rol fundamental de un procurador judicial

Podría presentarte una definición legal de qué es un procurador, y dar por zanjado el asunto. Un copy-paste del Estatuto General de los Procuradores de los Tribunales de España o del artículo 26 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Pero quiero ir más allá de una concatenación de palabras formales que haría bostezar a cualquiera. Hoy voy a daros mi propia definición de procurador: un procurador es un profesional colegiado del derecho con conocimiento real de los Tribunales en los que actúa y cuya función consiste en representar al ciudadano ante los órganos de Justicia.

El procurador es un piloto de Rallies

Ahora quiero que pienses en una competición de Rallies, ¿te acuerdas de Carlos Sainz? Un conductor excepcional acompañado de su leal copiloto Luis Moya.En las competiciones de Rallies existen tres elementos esenciales para ganar la carrera: un buen coche, un habilidoso piloto y un perspicaz copiloto. Pues bien, siendo el coche el asunto viable, necesitamos contar con dos personas para alcanzar el éxito:

Ejemplos de procurador de los tribunales
  • El piloto será tu procurador. Ante los tribunales será tus manos, tus ojos y tus oídos. Está tan acostumbrado a los abruptos caminos de los Juzgados que sabe perfectamente por donde tomar las curvas. Conoce a los funcionarios del Juzgado, tiene contacto directo con ellos y sabe de qué pie cojea cada juez. Es, con todas sus letras, un profesional de los Tribunales.
  • Y el copiloto, contra todo pronóstico, será el abogado. También conocido como la dirección técnica del asunto, elabora la estrategia, valora la situación y la transmite al procurador. «Metemos 3ª, curva a izquierdas, ras» o «¡Vamos Carlos, trata de arrancarlo!» son algunas de nuestras instrucciones. Como también lo son «hay que impulsar el procedimiento», «presenta este escrito» o «¿sabes si este Juzgado admite videoconferencias?».

¿Es obligatorio utilizar un procurador?

La única respuesta correcta y breve es «no siempre«. Aunque para el cliente y el abogado es recomendable contar con un procurador judicial que te represente ante los tribunales, no siempre es obligatorio. Aunque nos pese, el legislador piensa que los asuntos judiciales que versan sobre reclamar dinero inferior a 2.000 € no son muy importantes, así que el procurador es voluntario. Algo así es lo que refiere el artículo 32 de la ley de enjuiciamiento civil.

Aunque los asuntos de cuantía inferior a 2000 € son igual de importantes que los de cuantía superior, del artículo 32 de la ley de enjuiciamiento civil podemos concluir lo siguiente:

qué hace un procurador judicial
  • Equipara la figura del procurador con la del abogado. Es decir, que los asuntos de cuantía inferior a 2.000 € tanto el abogado como el procurador son voluntarios.
  • Eleva la importancia de los profesionales del derecho. También conocidos como la postulación procesal, los abogados y procuradores son tan importantes que cuando el legislador desprecia los asuntos de cuantía inferior a 2.000 € está realmente dando importancia a nosotros los abogados y a nuestros compañeros los procuradores.

Tampoco es obligatorio utilizar abogado ni procurador en los procedimientos monitorios, esos asuntos en los que se reclaman importes y que por ejemplo trato en mi artículo sobre cómo reclamar facturas impagadas. Ni tampoco, y aquí acaba la enumeración, en los juicios universales o en las disputas en materia de asistencia jurídica gratuita.

¿Qué hace un procurador judicial?

Ahora que ya sabemos qué es un procurador judicial y estamos bien mentalizados de su importancia, es posible te interese conocer para qué sirve procurador judicial. Si con nuestra primera aproximación eres capaz de visualizar su cometido, ahora vamos a afinar la puntería. Si quieres más detalles, puedes acudir al artículo 26 de la ley de enjuiciamiento civil, pero voy a resumirte sus funciones:

  • El seguimiento procesal del asunto y su cuidado.
  • Remisión de documentos, antecedentes o instrucciones que le notifican en el asunto encomendado al letrado director.
  • Tener al corriente tanto al abogado como al cliente representado de todas las novedades del asunto.
  • Acudir a las vistas, audiencias y demás señalamientos que requieran de su presencia.

Vamos, lo que os decía respecto de qué hace un procurador judicial: será tus manos, tus ojos y tus oídos.

Obligaciones de un procurador

Ya hemos hablado de las funciones, es decir, para qué sirve o qué hace un procurador judicial. Es obvio que las obligaciones de este profesional se circunscribirían a realizar con la debida diligencia las anteriores actuaciones. De lo contrario, podría entrar en un supuesto de responsabilidad civil profesional o incluso un delito de deslealtad profesional. Pero esto nos va a dar para otra entrada.

Lo que pretendo en este epígrafe es en desglosar, de forma sencilla y accesible para todos, aquellos deberes deontológicos de los procuradores y que se recopilan en su Estatuto profesional de la procura.

qué es un procurador judicial

Según el artículo 37 del Estatuto General de los Procuradores de los Tribunales de España, «Es deber del procurador desempeñar bien y fielmente la representación procesal que se le encomiende y cooperar con los órganos jurisdiccionales en la alta función pública de administrar justicia, actuando con profesionalidad, honradez, lealtad, diligencia y firmeza en la defensa de los intereses de sus representados«.

Podría entrar a enumerar los deberes del artículo 38 y 39 del Estatuto, así como los otros deberes que se deducen de ese texto legal así como de la ley de enjuiciamiento civil y la jurisprudencia, pero me apetece muchísimo tratarlo cuando hablemos de la responsabilidad civil del procurador. Por lo pronto, solo agradecer vuestro enorme trabajo compañeros, pues sin vosotros no hay un nosotros.

Lo prometido es deuda. Te facilito un acceso directo a las herramientas propias y también a las externas que hacen mi día a día mucho más sencillo. ¡Espero que a tí también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *