Home » Blog » Abogacia » Entrevista a María Eugenia Gay Rosell

Entrevista a María Eugenia Gay Rosell

Decana ICAB
[Total:2    Promedio:5/5]

Algunos me preguntáis que de donde saco tiempo para redes sociales, escribir (casi) todas las semanas y ejercer la abogacía. Claro, pienso en nuestra invitada de hoy y no puedo evitar reírme.  Porque entrevistar a María Eugenia Gay Rosell no es solo sentarse con una excelente abogada y socia de un bufete de abogados. Es entrevistar a la Decana del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona. También es entrevistar a una líder, esposa y madre de cuatro niños. ¡A ella es a quien hay que preguntarle de dónde saca el tiempo!  Pero no vamos a entretenernos más, vamos a conocer a María Eugenia.

María Eugenia: Bienvenida

Pregunta: Una pregunta que siempre hago a quienes entrevisto es cómo te presentarías en una sala llena de desconocidos. Es realmente una pregunta interesante porque un desconocido espera captar quien eres en los primeros 5 o 10 segundos. ¿Cómo te describirías?


Respuesta: Soy abogada y madre de cuatro hijos.

Actualmente, además de decana del ICAB, soy vicepresidenta del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) y presidenta de su Comisión de Relaciones Internacionales, presidenta de la Comisión de Mediación de la Federation des Barreaux de Europa y Presidenta de la Asociación Intercolegial de Colegios Profesionales de Cataluña.

Decana ICAB
Imagen cedida por Maria Eugenia Gay de uso exclusivo para esta entrevista

Siempre he dedicado parte de mi vida laboral al Colegio, con vocación de servicio hacia los compañeros y compañeras, pero también con gran sensibilidad hacia los problemas de la ciudadanía y muy especialmente de los colectivos más vulnerables, especialmente el de las mujeres.

Pregunta: ¿Tienes algún eslogan? ¿Alguna frase que te represente?

Respuesta: La defensa del derecho de defensa.

Maria Eugenia Gay Rosell

Pregunta: Eres una persona a la que con gusto muchos se pondrían como referente. Has alcanzado metas personales y profesionales muy importantes. Pero estoy seguro de que no te das por vencida. ¿Cuál es tu próximo peldaño? ¿Algún proyecto interesante?

Respuesta: El Colegio de la Abogacía de Barcelona ha puesto en marcha la campaña #SaynotoPlastic y #NohayplanetaB para dar cumplimiento a lo dispuesto en la Directiva UE 2019/904 del Parlamento Europeo y el Consejo para la reducción del impacto de plásticos de un solo uso.

Esta iniciativa quiere poner en valor el firme compromiso del ICAB con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas número 13: ‘Acción por el clima’, número 14: ‘Vida Submarina’ y número 15: ‘Vida Ecosistemas Terrestres’ de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

La lucha por alcanzar estos ODS de la Agenda 2030 de las Naciones se suma al compromiso que ya había adquirido con anterioridad la Junta de Gobierno por alcanzar los ODS 5, relativo a la igualdad de género y el ODS 16, que aborda la paz, la justicia y las instituciones sólidas para proporcionar a todas las personas el acceso a la justicia y el desarrollo de instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles. 

Sin duda los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 son una oportunidad inigualable para mejorar el mundo en que vivimos pues debemos recordar que su finalidad ha de ser la misma que inspiró la Declaración Universal de los Derechos Humanos: el progreso universal y el acceso a la justicia en defensa de colectivos que han estado sistemáticamente ignorados en materia de derechos humanos, para que nadie se quede atrás.

María Eugenia, socia de la oficina en Barcelona de Gay-Rosell & Solano

Pregunta: Yo diría que la mayoría de la abogacía no elige su sector de actividad. Más bien el sector les elige a ellos. Como ocurre, por ejemplo, con la fuerte demanda de abogados bancarios. Tú eres una especialista en derecho de familia. ¿Elegiste el derecho de familia? ¿O el derecho de familia te eligió a ti?


Respuesta: Mi padre fue quien me transmitió la vocación y la pasión por el mundo de la justicia y, al terminar la carrera, empecé a trabajar en el despacho familiar del que ahora soy socia.

Me atrapó en seguida el derecho de familia. Soy especialista en Derecho procesal civil, en los ámbitos del Derecho de familia, Derecho de sucesiones, Responsabilidad Civil, Derecho registral, Asociaciones, Fundaciones y Colegios profesionales.

Pregunta: Más allá de si el líder nace o se hace, me interesa hablar contigo sobre el concepto de liderazgo en la abogacía. ¿Cómo ejercer el liderazgo en esta profesión tan liberal? ¿Qué componentes tiene la estructura de ADN de una abogada líder? 

Respuesta: Siempre he sido muy activa e inquieta. Me gusta dar lo mejor de mí misma en todos los proyectos que asumo y especialmente cuando se trata de defender los derechos humanos y los colectivos más vulnerables.

Sin duda las mujeres que estamos consiguiendo romper el techo de cristal estamos contribuyendo a crear un nuevo estilo de liderazgo basado en la colaboración y construcción de sinergias entre el equipo de trabajo, en el compartir conocimientos y en disponer de una mayor flexibilización en todos los sentidos, horarios, competencias…. Así lo pusimos de manifiesto durante el “Second Women Business and Justice European Forum”, un foro europeo de encuentro, reflexión y debate sobre la igualdad que, por segundo año consecutivo, impulsó el Colegio de la Abogacía de Barcelona y en el que contamos con testimonios de más de 50 mujeres referentes en todos los sectores: científico, cultural, empresarial, periodístico, tecnológico.

Pregunta: Para tomar las riendas de tu carrera profesional hay que ser valiente. Y crear una firma es un acto valiente. ¿Cómo comenzó a ser Gay-Rosell & Solano lo que es hoy? ¿Cuáles fueron los primeros pasos para constituir la firma?

Respuesta: Gay-Rosell & Solano es una firma que se ha consolidado gracias al trabajo, esfuerzo y perseverancia. El trabajo bien hecho, realizado con dedicación y vocación tiene recompensa, en la abogacía, pero también en todos los ámbitos y profesiones.

La decana del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona

Pregunta: El pasado 6 de abril fue el examen de acceso a la abogacía. Pronto se incorporarán nuevos compañeros al maravilloso mundo de la abogacía. ¿Qué les aconsejas en sus primeros pasos?

Respuesta: Vocación, formación e internacionalización son tres máximas para la abogacía del siglo XXI. Los jóvenes son el presente y futuro, por eso desde el ICAB, y muy especialmente desde el Grupo de la Abogacía Joven, se les apoya y arropa.

Los consejos que daría a un joven que empieza en la profesión es que debemos estar preparados para una transformación digital que cambiará por completo nuestro oficio tradicional. Vamos hacia un nuevo modelo de empresas de servicios jurídicos. Algunos sectores ya lo realizaron antes y son un espejo en el que mirarnos. Debemos formarnos y adaptarnos al nuevo entorno, con nuevas herramientas y habilidades para extraer el máximo potencial a la profesión.

Para conocer el ejercicio práctico de la abogacía, les recomendaría que realizaran el Posgrado de Práctica Jurídica que imparte la Escuela de Práctica Jurídica del ICAB. En la carrera se dan muchos conocimientos teóricos, pero no se aprenden cuestiones prácticas que la abogacía afronta en el día a día, como la redacción de una demanda, la defensa de un ciudadano o ciudadana ante un tribunal, el trato con los clientes, etc. En la EPJ, gracias a diferentes ejercicios -como la simulación de juicios, las prácticas en despachos o las visitas a otros operadores jurídicos-, se puede experimentar lo que le sucede a un abogado o abogada que ya está ejerciendo y superar el miedo escénico que tenemos cuando nos iniciamos en la profesión. Por ello, considero que este posgrado es un primer paso para conocer por dentro la Abogacía y descubrir a qué rama del derecho te quieres dedicar, al menos en un primer momento.

El abogado y abogada que se inicia debe saber que la formación y el aprendizaje van a ser una constante en su vida laboral. Por ello, el ICAB tiene una amplia oferta en formación continua y de especialización.  Así pues, el Colegio ofrece a todos los abogados y abogadas jóvenes un bono, valorado en 300 euros, que les permite realizar cursos de forma gratuita. Esta formación se añade a las conferencias, cursos y talleres que ya se ofrecen de forma gratuita para todos los colegiados del ICAB o la formación en idiomas o en otras competencias como hablar en público, que hoy en día también resultan esenciales.

Vivimos en un mundo global, por ello consideramos que la abogacía joven debe conocer otras realidades y sistemas judiciales. Es por ello, que desde esta Corporación promovemos las becas Erasmus +. A través de estas estancias los jóvenes tienen la oportunidad de realizar prácticas en bufetes de otros países; de esta forma, no sólo conocen el funcionamiento del sistema judicial en dicho país, sino que tienen la oportunidad de aprender y/o mejorar otro idioma, conocer otra cultura, y sobre todo, tejer una red de contactos profesionales. 

Y por último les daría el máximo consejo que recibí yo de mi padre: nunca dejes de leer y leer.

Pregunta: Aunque no comparto la perspectiva pesimista común con la que se aborda esta opinión, somos muchos abogados en España. Según se cree, hay tantos abogados en Madrid como en toda Francia. ¿Crees que hay demasiados abogados? ¿Es importante el número o la calidad? ¿Es buena una competencia tan atomizada?

Respuesta: La competencia no debe asustarnos. No se trata de poner números ni límites, pues en el fondo no podemos poner puertas al campo. El mundo de la abogacía va a sufrir en los próximos años más transformaciones de las que se han producido en los últimos 50 años.  Todos los profesionales nos vamos a tener que adaptar a la nueva sociedad que va a surgir a raíz de las nuevas tecnologías.

Por otro lado, la abogacía tiene una gran suerte, y es que la formación en derecho le permite poder adaptarse, con formación especializada complementaria, a otras nuevas vertientes del derecho. Así, por ejemplo, tenemos abogados y abogadas mediadores, compañeros y compañeras que van a ser delegados de protección de datos en las empresas y letrados y letradas que se van a convertir en “compliance officers”.

Pregunta: ¿Cuáles son las 3 necesidades básicas de los abogados en España? Y en particular, ¿Coinciden con las necesidades en Barcelona?

Respuesta: Vocación, formación y digitalización son tres máximas para la abogacía del siglo XXI, en Barcelona, Madrid y en cualquier parte del mundo.

En la sociedad actual, el ejercicio de la abogacía no puede circunscribirse solamente a una determinada jurisdicción o a los partidos judiciales de una determinada región, sino que debe abrirse más allá de las fronteras y, el profesional, al adaptarse a las necesidades de Europa y del resto del mundo, también lo está haciendo a las de la ciudad de Barcelona.

Más allá de lo profesional

Pregunta: No pretendo inmiscuirme en tu vida privada, en absoluto. Suficiente intromisión en la intimidad hay con la tecnología como para sumarme yo. Pero sí que estoy interesado en conocer tu opinión sobre la conciliación familiar. ¿Cómo concilias todos tus cargos profesionales con el cargo más importante: tu familia?


Respuesta: Ante la situación en la que nos encontramos en la actualidad las mujeres, compaginar la carrera profesional y la vida personal no es tarea fácil.  Ejercer la profesión de abogada, con juicios por la mañana y largas jornadas de estudio, redacción de demandas y de escritos para defender a los clientes, especialmente por la tarde…no ayuda a conciliar.

Son necesarios cambios estructurales en la sociedad para transformar los modelos productivos que permitan la conciliación, para conseguir una igualdad que sea real y efectiva entre hombres y mujeres. 

Pregunta: ¿Cuáles son tus vacaciones preferidas?

Respuesta: Me gusta mucho navegar con mi marido y mis cuatro hijos y perdernos disfrutando, en silencio, de los paisajes que nos rodean y la pesca. Pero las próximas vacaciones serán en cualquier lugar donde pueda estar con mi familia.

Pregunta: Quiero acabar esta entrevista con una de esas preguntas que se responden desde el corazón. ¿A qué tienes que dar gracias a la vida?

Respuesta: Sin duda a mis padres. Ellos me educaron bajo los valores de igualdad y junto con la formación que me dieron han hecho posible la persona que soy hoy. También quiero agradecer haber podido formar una gran familia, con cuatro hijos a los que adoro y que, junto a mi marido, me hacen mejor persona.

Muchas gracias María Eugenia por dedicar tu tiempo a estar con nosotros un rato. Abrirnos las puertas de tu despacho y enseñarnos más sobre abogacía, liderazgo y conciliación.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *