Cláusula de protección de datos

[Total:3    Promedio:5/5]

Ya está aplicándose el Reglamento General de Protección de Datos. Y he preferido esperar unos meses para hablar sobre la cláusula de protección de datos que debe incluirse en toda relación contractual. Asi que aunque estés algo saturado ya de las palabras GDPR, RGPD, protección de datos personales, sanción, etc. En esta ocasión voy a ser bien clarito.

Es muy importante que el asesoramiento legal mercantil en materia de RGPD profundice en la protección de datos desde el diseño y por defecto. Pero que no se nos olvide que la adecuación de diversos textos legales son indispensables para la adecuada información a la hora de contratar. Y entiendase contratar desde firmar una compraventa, hasta navegar por un portal web. Vamos a estudiar algunas cláusulas que incorporar en contratos con determinados sujetos.

 

Cláusula de protección de datos de clientes

Ciertamente, debe de tratarse de la cláusula más importante. Se entiende que es el consumidor y está sobreprotegido. Aunque técnicamente hablando, la protección de datos protege la intimidad de las personas sin importar su condición. Desde un Alto Cargo a un comprador. Pero que algo quede claro: los clientes son ventas, y para convertir los datos en ventas, hay que tratarlos.

Y he aquí la diferencia primera que debemos tener en cuenta si queremos llevar un asesoramiento legal mercantil adecuado. No es lo mismo la política de privacidad de los datos que redactaremos para nuestros clientes –por ejemplo, para facturarles- que para el mercado –esto es, para nuestros potenciales clientes-. Por ello, deberemos tener redactados dos textos legales distintos, para cumplir con la recogida de datos por defecto. Mientras que los datos recopilados para nuestros clientes deben de ser los justos y necesarios para ejercer nuestra relación con ellos, para los potenciales clientes deben de ser los justos y necesarios para informarles de nuestros productos.

protección de datos

Fuente: Pixabay | CCO Creative Commons | Debemos crear dos diversos formularios en función de si son clientes o potenciales clientes.

Un ejemplo muy claro se me ocurre con esta propia web. Si observas la política de privacidad, observarás una cláusula ‘amplia’ de recogida de datos. Todos ellos, los justos y necesarios para conocer qué tipo de servicio o producto puedo ofrecerte. Sin embargo, una vez contrates, el formulario de recogida de datos será distinto –y su tratamiento, también-. Y la prestación del consentimiento, también. Esto es, te pediría los datos necesarios para llevar el asunto.

ADVERTENCIA: y cuidadín con esas imágenes que se suben vulnerando la política de privacidad de Instagram y Facebook, o a la web corporativa, comiendo con un cliente o firmando un contrato. Esos derechos de imagen son datos que informan sobre muchos aspectos de tu cliente, y debes recogerlos contractualmente.

 

Cláusula de protección de datos de proveedores

Antes de continuar, aclaración. Las personas jurídicas no tienen el derecho de protección de sus datos personales. Porque estos datos personales que reflejan la intimidad de los individuos, solo son aplicables a las personas físicas. Cuestión distinta es la confidencialidad o los secretos empresariales, de los que ahora que lo pienso, me gustaría escribir un post en breves enfocado desde el punto de vista de un abogado online y digital.

protección de datos de empresario

Fuente: Pixabay | CC0 Creative Commons | Los datos de las personas jurídicas carecen de especial protección. Salvo que se refieran a la vida privada de un autónomo o empresario individual.

Sin embargo, sí que podemos encontrarnos con que nuestro proveedor no sea una persona jurídica estrictamente hablando. Sino que mas bien, nos encontremos ante un trabajador autónomo o un empresario individual. Pues bien, los datos de estos deben de ser protegidos igualmente, cuando estos estén fuera de su esfera comercial o profesional. Pongamos un ejemplo: el individuo que provee a tu empresa de un hosting a través de su propia empresa, si esta recogida de datos es susceptible de relacionar el nombre y apellidos del proveedor, con sus deudas sociales, domicilio personal, etc.

¿Estás buscando un modelo de cláusula de protección de datos para un contrato mercantil? En esta entrada encontrarás lo que buscas:

 

Modelo de cláusula de protección de datos en contrato mercantil

 

 

Clausula de protección de datos de empleados en contrato laboral

No olvidemos que nuestra empresa debe tener unos datos muy candentes de nuestros empleados. Tenemos números de filiación a la seguridad social, cuentas bancarias, datos profesionales y académicos, horarios de trabajo, rendimientos, datos identificativos y de contacto, etc. Vamos, carne de cañón para un expediente sancionador.

Cláusula de protección de datos

Fuente: Pixabay | CC0 Creative Commons | En los contratos laborales puede existir cesión de datos

Por ello, nuestra cláusula de protección de datos debe de considerar la posible cesión a una gestoría. Con ello, conseguimos no solo informar al empleado, sino también obtener su consentimiendo expreso e inequívoco. Igual pueda ocurrir si hablamos de una consultora o cualquier empresa que nos preste sus servicios.

En definitiva, una buena cláusula de protección de datos en un contrato laboral debe incluir la información suficiente como para prevenir:

  • Que el empleado está informado del tratamiento y almacenamiento de sus datos, de los derechos a los que tiene acceso y ante quien dirigirse.
  • El empleado debe conocer si sus datos serán cedidos a un tercero.
  • Que el empleado va a cumplir con el contrato, y en especial el uso que va a hacer con internet, su correo electrónico personal, el uso de chats y foros, descargas, apps, su cuenta de usuario, etc.
  •  

Cláusula de protección de datos de candidatos

He recibido en varias ocasiones Curriculum Vitae en mano. Y tengo por costumbre localizar el E-mail y remitirles la política de privacidad sobre cómo trataré los datos de ese Curriculum. Con ello, además de informarles, pretendía obtener su consentimiento expreso e inequívoco so pena de destruir los datos obtenidos. Recuerdo que en cierta ocasión, cuando trabajaba en el centro de la Capital una joven pasó y me entregó su CV. Al comentarle que le remitiría el citado mail me comentó que no era necesario, que se sobrentendía que al entregarmelo, me daba su consentimiento. Nada más lejos de la verdad…

Recuerda que no solo son datos identificativos y de contacto. En un Curriculum se incluyen datos académicos y profesionales y en muchas ocasiones, gustos y preferencias. La responsabilidad sobre estos datos es mayúscula y ante una inspección, esta recogida y tratamiento de datos debe de estar adecuadamente en nuestros ficheros. Por ello, un asesoramiento legal mercantil también debe cuidar estos detalles y concienciar de las buenas (y legales) prácticas.

¿Tienes alguna duda sobre este tema? ¿Necesitas redactar un contrato que esté amparado en el nuevo RGPD? Sin compromiso. Solicítame una cláusula específica para tu contrato.

 

Contacta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *