Home » Blog » Sector seguros » Cómo reclamar un siniestro total al seguro

Cómo reclamar un siniestro total al seguro

[Total: 2   Promedio: 5/5]

Durante este verano, un viejo compañero de trabajo me escribió acerca de un asunto que le afectaba personalmente. Y era referido a cómo reclamar un siniestro total sin culpa al seguro del coche. Y bueno ya me conocéis, si veo que algo es de interés general no puedo dejar escapar la oportunidad. Si tras leer este artículo te quedas igual, ¡prueba a contactarme!

¿Qué es un siniestro total de coche?

Antes de entrar en faena conviene definir qué es el siniestro total de coche porque muchos de vosotros os suena a una película de Mel Gibson. Y a quien no: suena a lo peor que te puede ocurrir

Vas por la Ruta 66 –mientras escribo estoy viendo Madrileños por el mundo en Arizona- con tu coche y sufres un accidente. Da igual si es por tu culpa, porque un bisonte se puso en tu camino o porque un Yankee se cruzó negligentemente en tu camino. Pero el caso es que tu vehículo resulta dañado. Llamas al seguro porque lo tienes asegurado a todo riesgo y lo llevas al taller más cercano o el recomendado por tu compañía. Taller al que acude el perito de tu compañía de seguros para valorar los daños y decirte cuánto costará repararlo. Total, que acaba cifrando los daños en un presupuesto de reparación de 1.000 €:

cómo reclamar un siniestro total
CC0 Creative Commons | Fuente: Pixabay
  • Si tu coche era un Ferrari, estás de suerte. Tu compañía reparará el vehículo aunque estate atento: que reparen bien y con las piezas originales. Valor de la reparación inferior al valor del vehículo.
  • Si tu coche era un Seat Panda, con un valor en el mercado de apenas dos cromos de la Liga, tu compañía decretará el siniestro total y no lo reparará. Te pagará. Reparación más costosa que el valor de tu coche.

¿Pero por qué, Miguel? Muy sencillo. Si tu compañía de seguros repara tu Seat Panda por 1.000 € cuando vale 700€, tu compañía acaba de incrementar el valor de tu vehículo en 300 € gracias al siniestro. Es lo que se conoce como un enriquecimiento injusto y da igual si se trata de un siniestro total sin culpa o con culpa.

Tipos de siniestro total de coche

A ver, no es que la ley hable de siniestro total de coche y haga un desglose de tipos. Más bien habla el artículo 26 de la Ley de Contrato de Seguro, que viene a decir que el Contrato no puede ser objeto de enriquecimiento injusto para el asegurado. Este desglose te lo hago yo para que puedas conocer el caso en el que te encuentras. Dicho esto, podemos encontrarnos:

  • Si tienes un seguro a todo riesgo, acudimos a la póliza de seguro contratada.
    • Eres el culpable del siniestro.
    • No eres el culpable del siniestro.
  • Si tienes un seguro a terceros, acudimos a la compañía del causante del daño
    • Eres el culpable del siniestro.
    • No eres el culpable del siniestro.

La mentalidad es un poco como cuando os hable sobre cómo reclamar humedades al seguro del hogar. Si el daño es originado en el propio hogar, te cubre tu seguro en los términos y condiciones que se recoja en la póliza. Si el daño lo provoca el de arriba, lo cubre el seguro del de arriba. Venga,  vamos a estudiar estas cuatro posibilidades brevemente pero ante todo ten en cuenta una cosa. La indemnización que obtienes es la compensación por un daño, no una ganancia patrimonial, por lo que no tienes que declararla a Hacienda.

¿Cómo reclamar un siniestro total sin culpa con seguro a todo riesgo?

Si sigues aquí conmigo, no eres de los que se ha creido que Siniestro Total era la última de Mel Gibson. O tu compañía de seguros no te paga por el vehículo lo que crees que vale o quieres que te lo reparen.

siniestro total sin culpa
CC0 Creative Commons | Fuente:Pixabay

Pues bien, existen dos ejes principales sobres los que pivotará la discusión y esta publicación sobre cómo reclamar un siniestro total con o sin culpa. Por un lado aquella visita que hizo el perito Yankee al taller para los daños que tiene tu vehículo. Por otro lado, la tasación del valor venal del vehículo (el valor de venta normal).

En resumidas cuentas, te vas a pelear con tu entidad aseguradora y en el artículo de hoy te voy a hablar de dos armas que tienes a tu disposición.

Las tablas GANVAM

GANVAM es la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparaciones y Recambios. No es el club Bilderberg, pero en materia de vehículos ofrecen un producto con mucho pesa judicial: las tablas GANVAM.

En estas tablas se publican los precios de compra y venta de vehículos y claro, dada la fiabilidad de sus fuentes, como para no tenerlas en cuenta. En estas tablas aplican a todos los modelos de coches y motocicletas un porcentaje de depreciación según la antigüedad del vehículo al valor que los ‘asociados’ consideran.

Lo único malo es que solo tienen acceso a ellas los asociados de GANVAM. Esto es, peritos, compañías, despachos de abogados, etc. Pero no está todo perdido, aún tienes dos opciones:

  • Acudir a un gabinete pericial especialista en valoración de vehículos. No te engañaré, yo no tengo acceso a esa aplicación (por ahora).
  • Recopila un par de ofertas de segundamano.es con el mismo vehículo: marca, modelo, consumo, kilometraje, etc. No es broma, esa documentación la aporto en procedimientos judiciales y funciona. Es, al fin y al cabo, un valor de mercado fiable y real.
  • Acudir a los precios medios de mercados publicados por el Ministerio de Hacienda y que se basan principalmente en estas tablas. En el enlace, que te tardará una eternidad en cargar, podrás encontrar cualquier vehículo y su valor final en el año 2020. Pero ya te digo yo que el valor de un vehículo va más allá de lo que diga una tabla.

El valor de afección

El valor de apego, de cariño, de afición… ¿imaginas que tu primer coche es declarado siniestro total? ¿O el coche en el que acudiste al altar? ¿O simplemente tu coche al que aún tenías previsto darle unos kilómetros más?

valor venal y valor de afección
CC0 Creataive Commons | Fuente: Pixabay

Normalmente la primera oferta de tu compañía no incluye este concepto. Suelen incluirlo de forma amistosa cuando te pones un tanto pesado. Te lo digo por mi experiencia como abogado experto en el sector seguros, no es por ciencia infusa. Por ello, llama, insiste, lloriquea o amenaza con acudir a tu abogado especialista en accidentes de tráfico para que te aumenten hasta un 30% la oferta inicial. Es posible incluso conseguir algo más del 30%, pero nunca se me ha dado el caso en el que la afección sea de tal magnitud que me concedan el 50%.

Eso sí, de lo que nunca se olvidan es de descontarte una pequeña cantidad de la indemnización en concepto de restos. Si, de los restos del vehículo. Lo que te darían en el chatarrero por él vamos.

Qué hacer ante un siniestro total con culpa con seguro a todo riesgo

En este supuesto, y a pesar de que eres culpable, la mecánica es idéntica a la anterior. Solo que tu prima va a subir considerablemente en el próximo recibo.

Al fin y al cabo, tu compañía tiene una obligación contigo por culpa del contrato que firmasteis y estaréis a lo que se disponga en la póliza. Y te adelanto que normalmente las pólizas expresan que en caso de que la reparación supere el valor venal o el valor de mercado del vehículo, el perjuicio será indemnizado y no reparado.

siniestro total reparar o indemnizar
CC0 Creative Commons | Fuente: Pixabay

Y en este punto es donde llega la magia del abogado: si dicha cláusula, limitativa de derechos del asegurado, no ha sido redactada ni informada de la forma correcta, podemos darle una patada judicial.

Los siniestros totales sin culpa en los seguros a terceros.

Al igual que ocurre con el punto anterior, la dinámica es similar (pero no idéntica) a lo que te he explicado antes sobre cómo reclamar un siniestro total a tu propio seguro. Sin embargo, como podrás imaginarte, ya no estamos exigiendo el cumplimiento de un contrato (a nuestro seguro). Estamos exigiendo la reparación del daño a otro sin contrato de por medio: por causas de la circulación, topó con nuestro vehículo. La dinámica es muy parecida a la que te expliqué sobre cómo reclamar al seguro por accidente de tráfico y comienza con una reclamación amistosa.

Y esto tiene una consecuencia practica de lo más interesante:

No estaremos a lo que disponga la póliza. Estaremos a lo que dispongas tú: indemnización o reparación.

Miguel Rivas, en su obra literaria ‘cómo reclamar un siniestro total al seguro’

Cuando tu póliza es a terceros, tu compañía de seguros se lava las manos ya que no tiene ningún vínculo contractual contigo al respecto. Por ello, toca dirigirse a la compañía de seguros contraria causante del accidente y pelearse con ella para la indemnización o reparación del vehículo si fuera posible.

El desastre de los desastres: tu siniestro total con culpa y un seguro a terceros.

Lo mejor no es hacerte perder el tiempo. Si eres el culpable del siniestro sin lugar a dudas y tienes un seguro a terceros, acabas de perder un vehículo y si quieres repararlo tendrás que pagarlo tú.

No digo que salgas de aquí sabiendo cómo reclamar un siniestro total, pero si tras terminar la lectura consideras que tu tiempo ha sido invertido y no malgastado, te animo a escribirme o publicar un comentario al respecto. Cada comentario, pregunta o solicitud añade calidad al contenido de esta página y, seamos sinceros, me gusta leerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *